Adam Elsheimer – Pintor Europeo*

Adam Elsheimer. Pintor de cuadros y artesano del grabado en metal de principios del siglo XVII, representaba escenas mitológicas y religiosas. En sus inicios, usa un estilo flamenco realista y árido, propio de su región y época en que vivió.

Nació el 18 de marzo de 1578 en Fráncfort, Alemania. Fue hijo de un sastre y tuvo 9 hermanos. La casa de su padre fue destruida en 1944 por bombas aliadas, se encontraba a pocos metros de la iglesia en la que entonces se mostraba el Retablo de Heller de Durero. Aprendiz de Philipp Uffenbach. Cuando a los 20 años se trasladó a Italia, su forma de pintar cambió, tomó un temperamento más lírico lo que hizo que ganara fuerza a la luminosidad y al tratamiento de la atmósfera, abandona su interés por la luz, el aire y el color. La figura humana dentro de sus pinturas ocupan un lugar secundario respecto a los paisajes (Huida a Egipto, 1609, Alte Pinakothek, Munich). Mezcló el expresionismo del norte con la claridad italiana y en sus escenas se hallan muchos de los elementos que caracterizarán las obras de maestros franceses posteriores.

Trayectoria profesional

Trabajó primero en Venecia y seguidamente en Roma. Conoció a El Caravaggio y fue amigo del gran maestro Pieter Paul Rubens.

Maria Serra Pallavicino, The Bankes Collection, Kingston Lacy.

Maria Serra Pallavicino, The Bankes Collection, Kingston Lacy.

Antes de llegar en 1600 a Roma, donde residiría hasta su muerte, se cree que pasó una temporada en Venecia en el taller de Johann Rottenhammer, pintor especializado en obras de gabinete de pequeño formato cuya influencia se dejó sentir en las obras de madurez de Elsheimer. En Roma entabló amistad con Johannes Faber, médico papal, botánico y coleccionista originario de Bamberg y con el paisajista flamenco Paul Bril. Ambos fueron en 1606 testigos de su boda con Carla Antonia Stuarda da Francoforte, viuda del artista Nicolas de Breul, con quien tuvo un hijo en 1609 que no se censó al año siguiente, según Rüdiger Klessmann porque fue entregado a una nodriza para su cuidado. Al igual que Bril con anterioridad, Elsheimer se convirtió en Roma al catolicismo. El mismo año que contrajo matrimonio ingresó en la Academia de San Lucas de Roma regalando a la institución el único retrato, y la única pintura sobre lienzo, que se le conoce, hoy expuesta en la Galería de los Uffizi.

Autorretrato con su esposa Isabella Brant, Alte Pinakothek, Múnich.

Autorretrato con su esposa Isabella Brant, Alte Pinakothek, Múnich.

En Roma conoció a David Teniers el Viejo, alumno de Rubens con quien trabó amistad. En 1604 Karel van Mander, un holandés que había vuelto recientemente de Roma, publicó Schilder-Boeck obra que contenía elogios al trabajo de Elsheimer y lo describía como un pintor que trabajaba despacio y que hacía pocos dibujos. Su escasa producción pictórica, reprochada por sus amigos, fue causa de sus constantes problemas financieros, hasta el punto que fue detenido y encarcelado por el impago de sus deudas. Afectada su salud por la breve estancia en la prisión, falleció cuando contaba tan sólo 32 años, según Rubens «Después de semejante pérdida, nuestro gremio entero debería sumirse en una profunda pena… Se murió en el cénit de su habilidad y se detuvo su cosecha aún en su gérmen». Tras su muerte, el conde Hendrick Goudt, alumno y acreedor que poseía varias de sus pinturas realizó siete grabados que permitieron divulgar su obra ya que la mayoría permanecían en colecciones privadas y eran desconocidas para el público y sus colegas del resto de Europa.

Muerte

Adam Elsheimer falleció el 11 de diciembre de 1610 en Roma.

Obra

elsheimer_wasserfall

Su perfeccionismo, y una tendencia aparente a la depresión, dieron como resultado una producción total pequeña, a pesar del pequeño tamaño de todas sus pinturas. En total según Kressmann, se reconocen actualmente como obras suyas unas cuarenta. La mayor colección de su obra se encuentra en Fráncfort. La Alte Pinakothek de Múnich tiene dos de sus mejores escenas nocturnas, y Berlín, Bonn, Dresde y Hamburgo tienen pinturas. La National Gallery de Londres tiene tres pinturas, junto con otras de la National Gallery de Escocia, Edimburgo, Apsley House, Castillo de Windsor, Petworth House, el Instituto Wellcome y Liverpool. El Museo del Prado de Madrid posee otra. La única obra expuesta al público fuera de Europa es un cuadro pequeño pero bello en el Museo de Arte Kimbell en Fort Worth. Hay dibujos suyos especialmente en el Louvre y Edimburgo.

Su obra fue muy considerada por otros artistas y unos pocos coleccionistas importantes gracias a su calidad. Tuvo una influencia clara y directa en otros artistas nórdicos que estuvieron en , más tarde el maestro de Rembrandt, que estuvo probablemente en Roma por el año 1605. La primera obra datada de Rembrandt fue una Lapidación de san Esteban que parece ser una respuesta a la pintura de Elsheimer sobre el mismo tema, hoy en Edimburgo. Algunas obras de artistas italianos, tales como las seis pinturas de Ovidio, obra de Carlo Saraceni hoy en el Museo de Capodimonte, Nápoles, también muestran una clara influencia de Elsheimer. Rubens, que tuvo al menos cuatro pinturas de este artista, conoció a Elsheimer en Roma, y lo alabó mucho en una carta posterior a su muerte.

 Minerva protege a Pax de Marte o Alegoría de la Paz y la Guerra, National Gallery de Londres.


Minerva protege a Pax de Marte o Alegoría de la Paz y la Guerra, National Gallery de Londres.

Elsheimer tuvo una preferencia muy definida por elegir temas raros y originales, tanto para sus pinturas mitológicas como para las religiosas. Júpiter y Mercurio en la casa de Filemón y Baucis, (h. 1608, hoy en Dresde) se basa en un episodio de Ovidio, y nunca antes se había pintado. La burla de Ceres (colección privada estadounidense, copia en el Prado), Apolo y Coronis (Liverpool), así como Il Contento (Edimburgo) fueron igualmente nuevos. Algunas de sus escenas religiosas eran más convencionales, pero su selección del momento a representar, como en el San Lorenzo preparado para el martirio (Londres), es a menudo inusual.

En Roma adquirió fama, gracias a obras como Tobías y el ángel (1602-03), conocido como el pequeño Tobías, hoy en Fráncfort, debido a su innovadora concepción del paisaje, preocupándose por la luz y los efectos atmosféricos: «las brumas, la luz a través de las hojas o los estudios de amanecer y anochecer, e incluso nocturnos con la luz de la Luna». Sus escenas nocturnas fueron muy originales. Sus efectos lumínicos en general eran muy sutiles y muy diferentes de los de Caravaggio. A menudo usaba hasta cinco fuentes de luz diferentes graduando la luz de forma relativamente suave, con las zonas menos iluminadas de la composición conteniendo a menudo importantes partes de ella.

Vista de Het Steen al amanecer, National Gallery de Londres.

Vista de Het Steen al amanecer, National Gallery de Londres.

Su combinación de un paisaje poético con grandes figuras en el primer plano dota al paisaje de una prominencia que raramente se había visto desde el primer Renacimiento. No siempre sus paisajes representan una vista extensa; a menudo, la riqueza de la vegetación lo cierra. Son más realistas, pero no menos poéticos, que los de Bril o Jan Brueghel, y tuvieron influencia en la formación de los de Poussin y Claude Lorrain. Su tratamiento de grandes figuras con un paisaje como telón de fondo mira hacia delante, a través de Rubens y van Dyck, al retrato inglés en el siglo XVIII. Muy pronto después de su muerte se hizo muy popular entre los coleccionistas ingleses, destacadamente el rey Carlos I de Inglaterra, Thomas Howard (Conde de Arundel), y el Duque de Buckingham, y casi la mitad de sus pinturas han estado en colecciones inglesas en algún momento (casi un tercio siguen en el Reino Unido).

Su integración de los estilos italianos con las tradiciones alemanas en las que se formó es quizá más efectiva que la de ningún otro pintor nórdico desde Durero, con la excepción de su amigo Rubens. Sus composiciones tienden a minimizar el drama de los acontecimientos que representan (en destacado contraste con aquellos de Rubens), pero a menudo muestran los momentos iniciales de una transformación. Sus figuras son relativamente bajas y achaparradas, y reflejan bien poco los ideales clásicos. Sus poses y gestos son poco sofisticados, y sus expresiones faciales recuerdan a los de la pintura neerlandesa antigua, más que a la bella figura de la mayor parte de las obras del Renacimiento italiano.

ecured

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

Acerca de Andrés Cifuentes Lozano

Un erudito es aquel que muestra menos de lo que sabe; un periodista y un consultor, lo contrario; la mayoría cae en algún punto entre ambos. "Ahí estoy yo"
Esta entrada fue publicada en Indice - A, Pintores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s