Arte Románico*

La etapa románica fue un movimiento artístico que surge en Europa como consecuencia de la prosperidad material y de la renovación espiritual y abarca los siglos XI al XIII. Evidentemente este tipo de arte fue uno de los primeros estilos totalmente europeo y cristiano y además fue adquiriendo diversas opciones utilizadas en la Edad Media.

Arte-Románico

Historia del arte románico

Por la gran agrupación de opciones que adquirió consiguieron desarrollar un lenguaje coherente y determinado que poco después se fue aplicando a diversas representaciones artísticas.

El arte románico fue sobre todo un arte religioso, que reflejaba los valores de la nueva sociedad feudal, sociedad que era a la vez guerrera y cristiana, por esto e hicieron un gran número de iglesias y de edificios religiosos y el nombra de románico viene dado por  que en su construcción se utilizaron elementos romanos, aunque también tiene influencias orientales y germánicas.

Debido a las relaciones entre religiosos y nobles, la construcción de las grandes iglesias fue impulsada por reyes, nobles, obispos y abades de los monasterios, siendo a veces los vecinos de la aldea los que costeaban y construínan las iglesias y las obras eran realizadas por artesanos especializados: arquitectos, picapedreros, pintores…

Una de su mayor  característica que define a este tipo de arte, y que todos los países de Europa tenían en común, fue que siempre fue un arte religioso y que representaba los valores de la sociedad feudal que a su misma vez era cristiana y guerrera. Los Países que destacaron por dicho arte fueron España, Francia, Alemania, Italia.

La arquitectura románica

arte-románico-columnasLa arquitectura resulta ser la gran aglutinadora del resto de artes plásticas, es ante todo una arquitectura religiosa, definida por dos principios básicos que determinan su estilo, la monumentalidad y la perdurabilidad.

Se quería construir templos perdurables con la mayor grandeza posibleintentando evitar en lo posible que se destruyeran. En este empeño la arquitectura románica siguió un proceso evolutivo continuo de perfeccionamiento y de resolución de problemas tectónicos en busca de la altura y la luz. 

Para ello el material empleado debía ser piedra fundamentalmente y  que el templo debía estar abovedado, para una mayor firmeza, dando  mayor relevancia simbólica al edificio y evitar los incendios que los techos de madera sufrían con cierta frecuencia.

En el arte románico se construían las iglesias con grandes muros macizos de piedra que pudieran soportar los enormes pesos de las bóvedas. Podemos distinguir entre dos clases de construcciones: Las religiosas, con construcciones como iglesias, que se dividen en tres tipos fundamentales, de peregrinación, basilicales y de tipo rural; y los monasterios; y las civiles.

Los templos del arte románico eran unos edificios de piedra labrada orientado con la cabecera al este con una o varias naves longitudinales que podían tener otras atravesadas.

Los materiales básicos empleados en la la arquitectura románica:

La Piedra de sillería o sillar, que es un bloque de piedra labrado como un paralelepípedo con lo que se formaban las paredes que  tenían dos finas capas de sillería y en medio una masa de ripio, que eran pequeñas piedras normalmente procedentes del tallado de los sillares.

El Sillarejo, que es una piedra más pequeña, de peor labrado y ajuste, realizada con martillo devastando directamente la piedra bruta, pero sin pulir las caras.

El Mampuesto, que es una piedra no labrada o de labrado tosco.

Otros materiales usados fueron el ladrillo, sobre todo usado  en España, la madera que se usaba para cubiertas de templos no abovedados, la pizarra y el barro cocido con el que se hacían las tejas para construir los tejados.

La escultura románica

Representa la reacción más completa frente al naturalismo clásico. Las figuras alcanzan una tremenda espiritualidad y la anatomía queda relegada a un segundo plano ya que los ropajes dominan al cuerpo. Sin embargo, el estilo alcanzará una significativa evolución que llegará al naturalismo gótico.

Los escultores románicos están ligados  por completo de la arquitectura, al ser los templos grandes y altos los escultores deben adaptar sus figuras a las nuevas proporciones y  la escultura adquiere monumentalidad.

La escultura adquiere mayor relieve en la portada del templo, especialmente en el tímpano donde se sitúa el tema del Todopoderoso rodeado de los símbolos de los evangelistas. El relieve es muy plano y las escenas de escasa complicación, apareciendo los ropajes ajustados al cuerpo, indicándose sumariamente los plegados de las telas con trazos sencillos.

Con el tiempo el estilo manifiesta una apreciable evolución y las figuras adquieren mayor volumen mientras el aislamiento característico va siendo abandonado y aparece una mayor comunicación entre las figuras, comunicación que avanza ya el gótico.

Las figuras de bulto redondo son bastante escasas, reduciéndose a la representación del Crucificado y de la Virgen con el Niño.

La pintura románica

arte-románico-catedralContinúa con la actitud antinaturalista de etapas anteriores al igual que se mantiene la ausencia de perspectiva. El dibujo y los colores planos se yuxtaponen para crear intensos contrastes cromáticos.

La figura centra toda la atención del artista y el fondo es liso. Líneas gruesas de color negro o rojo configuran la silueta de la figura mientras que el modelado de los rostros se consigue a base de manchas rojas redondeadas en mejillas, barba y frente. Al igual que la escultura, su ubicación en el templo también está esquematizada.

El centro es la capilla mayor donde en la bóveda se representa al Cristo en Majestad rodeado de los evangelistas, aunque también puede aparecer la Virgen. La superficie cilíndrica del ábside está reservada a santos o profetas y en la parte del zócalo se sitúa una composición decorativa mientras en los muros laterales del templo se pintan historias distribuidas en grandes zonas subdivididas en cuadros.

Buenos ejemplos de esta pintura románica se encuentran en Cataluña, especialmente las de las iglesias de Tahull, hoy en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

El arte románico en España

A principios de siglo este arte se desarrolló por los condados de Cataluña y por lo tanto tuvieron unas características específicas, las más destacadas fueron:

  • Utilización del arco de medio punto.
  • Los templos son cubiertos por bóvedas de rocoso cañón y horno.
  • No existe la presencia de escultura.
  • Los pilares son utilizados como una sustentación
  • Las naves son muy elevadas y amplias.

Cuando comenzó el periodo dorado de esta época, que se caracterizó por una belleza y calidad inigualable. Es por ello que cuando este tipo de arte está en su máximo esplendor se va desplazando hacia los reinos de Castilla y allí se establecen otras características como son:

  • Grandes y monumentales puertas.
  • Canecillos decorados.
  • En las fachadas se utilizaba la escultura.
  • Ventanas de medio punto

El arte románico en Francia

En Francia este tipo de arte alcanzó su gran esplendor y vigor por medio del Monasterio de Cluny (que hoy en día una gran parte de él ha desaparecido), pero fue un irradiador de un nuevo arte. Después de eso fueron apareciendo diversos centros de arte sin embargo, cada uno de ellos fue tomando diferentes y propias características.

Aun así en Francia se pueden ver algunas obras de arte muy famosas como pueden ser la basílica de Saint- Sernin ( en Toulouse), Catedral de San Pedro de Angulema ( en Angulema), la Abadía de Saint- Savin- sur- Gartempe ( fue una de las agrupaciones más pictóricas y relevantes de esta etapa), entre otras obras de arte.

El arte románico de Alemania

Este tipo de arte en Alemania fue una evolución del arte otoniano, con lo cual en Alemania se crearon diversas agrupaciones arquitectónicas con una gran monumentalidad, además muchas de ellas sirvieron para hacer ideas novedosas y originales como por ejemplo estuvo la “solución” de doble cabecera.

Entre las obras más importantes podemos destacar: Iglesia de Santa María del Capitolio (en Colonia), Abadía de Santa María Laach y las catedrales de Espira, Maguncia y Worms.

El arte románico en Italia

Una de las características principales de Italia fue la herencia paleocristiana y clásica que fue un gran aporte en este estilo de arte. Sin duda, en Italia también aparecieron nuevas características únicas y propias como por ejemplo el “estilo lombardo”.

Lo que más destacó de este estilo en Italia fueron los edificios que se pueden distinguir por la gran cantidad de decoración y ostentación pero a su vez por una magnifica precisión estructural.  Hay miles de obras que han tomado a lo largo de los siglos un papel muy importante aunque algunas de las más destacas son  la Catedral de Parma, la Basílica de San Miguel (en Pavía), las Catedrales de Módena y Trento y la Catedral de Pisa.

Construcciones más importantes del arte románico

arte-románico.

Catedral de Jaca: edificada hacia 1080 es la obra más importante en el Camino de Santiago aragonés. Consta de planta basilical, tres ábsides semicirculares y tres naves separadas por alternancia de pilares cruciformes y columnas.

Tiene cimborrio con nervios sobre trompas. En decoración exterior es típico el taqueado o ajedrezado. Ejerció enorme influencia en Aragón y Castilla.

San Isidoro de León: sobre una antigua iglesia visigoda se hizo en 1059 la cripta o Panteón Real, de planta cuadrada y dividido en nueve compartimentos con bóvedas de arista por cuatro robustas columnas, con bellísimas pinturas.

Hacia 1090 el maestro Petrus Deustamben construyó la iglesia de planta basilical de tres naves separadas por pilares cruciformes y con arcos de medio punto peraltados, sin girola. En el crucero hay arcos lobulados, de influencia islámica.

 San Martín de Frómista: Fundada hacia 1066, es la iglesia del Camino de Santiago en Palencia, que  consta de planta basilical, tres naves, tres ábsides, crucero que no sobresale en planta, pilares cruciformes y cubierta con bóveda de cañón. Presenta dos torres circulares en la fachada de los pies y torre cimborrio poligonal sobre el crucero.

Catedral de Zamora: pertenece al románico tardío de la Escuela del Duero (como la Colegiata de Toro y la Torre del Gallo de Salamanca), del año 1170. De tres naves y tres ábsides.

Lo más original es el cimborrio sobre pechinas del crucero, con cúpula gallonada de nervios, decorado con escamas y elevado sobre un tambor de ventanas. Al exterior presenta cuatro torrecillas cilíndricas. Presenta influencia del románico francés del Poitou.

tiposdearte

©Andrés Cifuentes
boton-home

Anuncios

Acerca de Andrés Cifuentes Lozano

Un erudito es aquel que muestra menos de lo que sabe; un periodista y un consultor, lo contrario; la mayoría cae en algún punto entre ambos. "Ahí estoy yo"
Esta entrada fue publicada en Movi. Artísticos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s